My Mind & me, un documental sobre la vida de Selena Gomez, dejó ver muchos aspectos sobre la vida de Selena que eran desconocidos y se habían mantenido en lo privado, incluyendo su salud mental y sus facetas más vulnerables, y ella reveló que no sabía si era el momento ideal para contar su historia.

El estreno de su documental dirigido por Alek Keshishian, quien obtuvo permiso de Selena Gomez desde que ella tenia 24 años para grabar absolutamente todo lo relacionado a su vida, incluso momentos criticos, y esto incluye diversos aspectos de sus enfrmedades.

Selena Gomez reveló que ha estado en cuatro centros de rehabilitación y que sus altibajos emocionales podían durar semanas o meses, pero ella no podía identificar qué era lo que los detonaba.

Fue también en esa época cuando ella sintió que muchos de sus sueños tal vez no se cumplirían, pues en sus veintes fue cuando más alejada se sentía de casarse y formar una familia.

Aunque Selena Gomez no intentó terminar con su vida, era una idea en la que solía pensar frecuentemente, pues experimentaba sensaciones que le “decían” que todo estaría mejor si ella no estuviera ahí. En 2018 también tuvo síntomas de psicosis, la cantante de 30 años mencionó que una de las etapas más “aterradoras” de este trastorno era que no sabía cuándo podría terminar.

Fue el diagnóstico de bipolaridad lo que ayudó a Selena a comprender lo que le había pasado.