A pesar de que Ariana Grande ha sido parte de la campaña publicitaria de los premios Grammy, y tenía previsto actuar en el evento, no planea asistir a la ceremonia.

Debido a un desacuerdo con los productores, y al sentirse "insultada" cuando los organizadores le exigieron que cantase una canción elegida por ellos, Ariana ha decidió darse de baja por completo y no asistir a los premios.

La cantante quería interpretar su nuevo lanzamiento 7 Rings, parte del nuevo disco que lanzará este viernes, pero los organizadores de los Grammy se negaron. Después de varias negociaciones, los productores accedieron a que cante ese tema, pero con la condición de que lo haga mezclado con otro que ellos elijan. Fue por estas limitaciones que Ariana se sintió insultada y ha decidido evitar su presencia.

Grande está nominada a dos premios este año: Mejor interpretación pop en solitario, por God is a woman; y Mejor álbum vocal pop, por Sweetener.