Paris Jackson, que tenía solo 11 años cuando Michael Jackso murió en 2009, se ha abierto a platicar sobre como la muerte de su padre no marcó el final de su influencia en su vida.

A solo unos días de su cumpleaños número 23, Paris, quien es la única hija de Michael Jackson, compartió cómo la crió y cómo continúa dando forma a su vida.

''Mi padre era realmente bueno para asegurarse de que fuéramos cultos y educados, y no solo mostrándonos el brillo y el glamour, como ir de un hotel a otro, lugares de cinco estrellas. También fue como si viéramos todo. Vimos países del tercer mundo. Vimos cada parte del espectro'' fue algo de lo que dijo.

Mirando hacia atrás ahora, ella lo considera como una bendición y un privilegio poder experimentar tanto a una edad temprana. Platicó además como se siente afortunada de que su padre le haya dado mucho más que una simple herencia material, la dejó con suficientes lecciones de vida para toda la vida.

En cuanto a su vida actual, ella platicó: ''También creo plenamente en que debería ganarme todo. Necesito ir a las audiciones. Trabajo duro. Estudio guiones. Yo hago lo mío. Incluso al crecer se trataba de ganar cosas. Si queríamos cinco juguetes de FAO Schwarz o Toys ‘R’ Us; teníamos que leer cinco libros. Es ganarlo, no solo tener derecho a ciertas cosas o pensar, ‘Oh; tengo esto’. Es como trabajar por ello, trabajar duro por ello, es algo completamente distinto. Es un logro.''