Sin duda una de las construcciones más bellas del mundo, una de sus siete maravillas.

Sí, se llama así y no podría ser más apropiado. Se trata de un 'sumidero' situado a 100 km de las costas de Belice, con 300 metros de ancho y 123 metros de profundidad.

El parque natural en el que se encuentran tiene 33.000 hectáreas, aunque las 90 cascadas, los 20 lagos interconectados y el magnífico bosque de hayas que atrae a la mayoría de los viajeros ocupa solo 800.

Se encuentra en el parque nacional Banff, en Alberta, y es conocido por sus aguas color turquesa, alimentadas por un glaciar.

Es uno de los géiseres más famosos del mundo, sobre todo por su frecuencia y su fuerza.