En todo el mundo, hay cientos de cables submarinos que proporcionan conectividad a internet.Se estima que hay unos 300 cables en las profundidades acuáticas que nos conectan a la red atravesando océanos y mares de todo el mundo. Algunos están sumergidos a más de 8.500 metros. Unos están "activos" y otros "bajo construcción".