La enorme bóveda de esta cueva crea un rincón realmente pintoresco en la península de Coromandel.

La foto es de otoño, pero en cualquier época del año, la visita a este santuario es imprescindible.

Es un sitio tan hermoso y espectacular que está entrando en peligro de desaparición por la cantidad de turistas que recibe, deseosos de hacerse la perfecta foto para Instagram.

Su nombre se traduce al castellano por 'púlpito' y a la vista está por qué.

Quedaras sin aliento después de visitar este hermoso lugar.