Si existe un rincón de Canadá que merezca figurar entre los más bonitos del mundo, este el parque nacional Banff, en las Montañas Rocosas.

Famoso por sus espectaculares paisajes y sus innumerables lagos, como el Louise, el Moraine o el Mimmewanka, es un destino ideal para la práctica de actividades relacionadas con la naturaleza.