Perdido en el océano Atlántico, a 1.600 kilómetros del continente europeo, se encuentra este marabilloso lugar.

Salpicado de antiguos volcanes, acantilados escarpados, playas de ensueño y hermosos valles verdes es, además de un hermosísimo emplazamiento, es uno de los últimos reductos de paz de Europa.