El cañón del Antílope , enclavado al norte de Arizona, uno de los desfiladeros más peculiares del mundo, considerado un lugar sagrado por los indios navajo.

Este es uno de los casos en los que las fuerzas de la naturaleza esculpen formas espectaculares de apariencia casi sobrenatural.