La Antártida , uno de los últimos santuarios de vida salvaje, ofrece paisajes insospechados.

Además del hielo, que cubre el 99% de su superficie, cuenta con vistas espectaculares no sólo de glaciares sino también de volcanes o canales prácticamente inaccesibles al hombre.