Venezuela es un país que puede presumir de mil y una maravillas naturales y una de ellas es, sin lugar a dudas, Salto Ángel, la cascada más alta del mundo.

Considerada un lugar sagrado por los indígenas, fue declarada patrimonio de la humanidad en 1994.