Sin duda una de las construcciones más bellas del mundo, una de sus siete maravillas.

Se contempla de otra manera al saber que es el homenaje del emperador Sha Jahan a su amada, Mumtaz Mahal, fallecida trágicamente en su 13º parto; un lugar en el que reposan ambos juntos para siempre.