La foto es de otoño, pero en cualquier época del año, la visita a este santuario es imprescindible.

Se le denomina 'templo de las flores', es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es el edificio más antiguo de Kyoto (las partes más primitivas tienen un milenio de historia). Es famoso por ser el lugar donde se celebra el Manto-e o ceremonia de las diez mil luces, similar a Todos los Santos.