Es un sitio tan hermoso y espectacular que está entrando en peligro de desaparición por la cantidad de turistas que recibe, deseosos de hacerse la perfecta foto para Instagram.

A 100 kilómetros al suroeste de Cusco y 5.200 metros sobre el nivel del mar, se encuentra Vinicunca, la montaña de los Siete Colores o montaña Arcoiris. Los colores se deben a los sedimentos minerales, depositados desde hace 65 millones de años en la zona, que se depositaron en estas capas de colores, y luego las placas tectónicas se elevaron hasta formar la montaña.