Fue en el mes de abril cuando Pink dio a conocer que tanto ella como su pequeño hijo habían tenido coronavirus, y ahora nos ha hablado sobre cómo esta experiencia ha sido la más desafiante física y emocionalmente.

‘’Semanas después de recibir los resultados de nuestra prueba, mi hijo todavía estaba enfermo y con fiebre. Fue un momento aterrador, sin saber lo que vendría después”. Fue algo de lo que dijo al respecto.

Ademas, la cantante recalcó la gravedad de la enfermedad y opinó que las pruebas deben ser más accesibles ya que el virus no discrimina condición social ni económica.