Bruno Mars y los miles de fans que estaban presentes en el concierto en la ciudad de Glasgow se llevaron un buen susto.

Durante el show, una de las luces estalló y provoco un incendio. Por tal motivo, el concierto tuvo que ser suspendido temporalmente. Por fortuna, el personal de seguridad intervino rápidamente y solucionaron el problema en cuestión de minutos, para que así Bruno pudiera continuar con su espectáculo.