Ademas de cantar los éxitos de su banda junto a James Corden, este carpool karaoke estuvo lleno de anécdotas mientras recorrían los lugares más emblemáticos de Liverpool.

Paul incluso relató la historia detrás de Let It Be. "Tuve un sueño en los años 60. Mi mamá ya había muerto y en el sueño ella se acerca y me dice 'todo va a estar bien, let it be’. “

También visitaron la casa en la que McCartney vivió en su juventud, y un bar donde sorprendió a los clientes con un show en vivo. Este Carpool Karaoke estuvo lleno de buena música, buena vibra, y buenos recuerdos.